Conozcamos un poquito de la experiencia de Brenda Zamora como profesora de violín de la Escuela de Música Sinfónica de Pérez Zeledón.

  • ¿Cómo describiría su experiencia como docente de música en tiempos de pandemia?

Ha sido todo un reto, ya que la experiencia al inicio fue un poco difícil pero al mismo tiempo muy enriquecedora porque uno aprende muchas cosas que no solía hacer antes. En lo personal no era una persona tecnológica; entonces algo sencillo como hacer uso de todas estas plataformas virtuales para reuniones fue una experiencia nueva, donde tuve que aprender a utilizarlas, así como los programas de edición. Además, pienso que los retos me han dado la oportunidad de salir de mi zona de confort y explorar cosas nuevas.

Como docente a pesar de las limitaciones que se tienen por las cuestiones digitales, ya que no todo para nosotros ha estado a la mano; sin embargo, se ha podido cumplir con los objetivos propuestos, logrando que los chicos salgan con un buen aprendizaje, que mantengan el ánimo y la ilusión de seguir avanzando.

  • ¿Cree usted que la música influye y puede llegar a cambiar la vida de las personas?, ¿de qué manera?

Totalmente, de eso no me cabe la menor duda; a lo largo de la vida como músico he tenido la oportunidad de conocer a muchas personas, incluso al día de hoy aún recibo algunos mensajitos de padres que me dicen que han visto un cambio significativo en la vida de sus hijos, se desenvuelven de una manera completamente diferente y esto debido a las herramientas que la música y el arte les ofrece, especialmente en cuanto a la socialización y la oportunidad que tienen las personas al aprender algo tan nuevo y diferente comparado con lo que se está acostumbrado, sabiendo que es algo que requiere esfuerzo ya que es un idioma y lenguaje diferente. Pero la satisfacción que genera el estar inmerso en este mundo es indescriptible, y definitivamente sí; la música es algo que cambia vidas.

  • ¿Qué actividades realiza como docente para fomentar o mantener el interés de sus alumnos en las clases impartidas?

Pienso que las referencias son vitales, especialmente en la virtualidad, porque ahora los chicos no están en contacto directo, ósea, no te ven, no comparten con el resto de los compañeros, ni con los miembros de los conjuntos, tampoco visualizan las destrezas que posee cada uno. Por lo tanto, siento que cada vez que uno pueda realizar una demostración sería de gran ayuda y referencia para los chicos, ya que ellos se acostumbran un poco y uno pasa a ser alguien completamente relevante como única referencia de acceso. La parte digital me ha permitido mostrarles a mis alumnos clases maestras de grandes violinistas, los cuales serían casi imposible de traer al país o a la escuela.

  • ¿Qué consejo les darías a todos los jóvenes que quieren ser músicos y llegar a ser profesionales?

Mi consejo sería adquirir el compromiso y la disciplina para afrontar todo lo que acontezca y no solo en la música, sino, para todo lo que hagamos en la vida. Es importante estar seguros y comprometidos con lo que se está haciendo, ya que en la vida todo lleva sacrificios y esfuerzo para lograr alcanzar el éxito. No se puede ser autocompasivo ya que esto no nos ayuda a crecer, por lo que hay que ser muy autocríticos, especialmente en los momentos que nos encontremos un poco estresados o cuando sintamos que algo nos cueste. Hay que analizar si en verdad estoy dando lo mejor de mí, si estoy realizando mi mejor esfuerzo para alcanzar mis metas.