Las personas exitosas requieren buenos hábitos, claridad sobre su futuro y otras habilidades, muchas de las cuales se pueden aprender gracias a la música.

Estudiar música y aprender a tocar un instrumento es una forma maravillosa de desarrollar capacidades que le ayudarán a triunfar en la vida. Hoy mencionaremos algunas:

La música promueve el desarrollo cerebral

Está demostrado que la música nos hace más hábiles para aprender idiomas y matemáticas, pero también mejora nuestra memoria e incluso nuestra inteligencia espacial. A los más pequeños, les ayuda a aprender a leer, por ejemplo.

Recordemos que la música implica memorizar asuntos teóricos, detalles técnicos sobre el instrumento y las piezas musicales; nada de eso sería posible sin el desarrollo cerebral y la neuroplasticidad tan necesaria para descubrir y aplicar nuevo conocimiento.

Por esa razón, aprender música es una forma de explotar nuestro potencial cerebral, lo que también puede ser muy útil para alcanzar nuestras metas en otras áreas.

La música estimula la creatividad

La música es un acercamiento al arte y, por ende, promueve la creatividad pues ayuda a que las personas comiencen a pensar “fuera de la caja”. La música, además, ayuda a concentrarse y generar nuevas ideas. Esto ocurre porque la música se relaciona, como ya vimos, con el desarrollo cerebral gracias a su estructura e influencia en el estado de ánimo.

La música es utilizada para el cine, el teatro, la danza; muchos pintores escuchan música mientras crean sus obras…

Por otro lado, la inspiración es necesaria para ser más creativos en cualquier trabajo, y ¿qué mejor inspiración que la música?

Estudiar música mejora la conexión con los demás

Estudiar música te permite conocer e interactuar con otras personas con los mismos gustos e intereses.

En nuestra Escuela de Música Sinfónica hemos visto cómo muchos estudiantes encuentran grandes amigos, mentores, y una segunda familia. En el proceso de aprender música se crea un sentimiento fuerte de pertenencia y comunidad, pues se mejora la conexión con los demás, sabiéndose parte de algo más grande.

Nuestros estudiantes ensayan para conciertos, realizan giras, llevan decenas de lecciones juntos y, en el camino, encuentran apoyo incondicional, amigos leales y colegas para toda la vida.

Aprender música te hace más perseverante

Finalmente, si hay una ventaja de estudiar música que se puede traducir en éxitos futuros en el plano profesional, académico, laboral y familiar, es la perseverancia.

Nadie podría estudiar música durante años, aprender de cero a tocar un instrumento, y formar parte de nuestra Escuela de Música Sinfónica sino fuera por una capacidad extraordinaria de perseverar.

Esto se puede sumar a otras virtudes como la disciplina, el compromiso, la constancia, la pasión por lo que se hace y la capacidad de visualizar un gran resultado final.

Si usted quiere que su hijo tenga un futuro brillante, promueva su interés por la música. Contáctenos si requiere información sobre nuestros próximos cursos virtuales y presenciales.