La música tiene la capacidad de afectar nuestra salud mental de diversas maneras, porque genera experiencias y provoca emociones que afectan el día a día de las personas.

¿Quién no se ha sentido un poco deprimido y al poner una buena pieza de salsa termina bailando con la escoba mientras hace oficio en la casa? O por el contrario, ¿quién no ha puesto una canción triste y termina llorando por la ex pareja? Ese es el poder de la música.

En nuestra nota de hoy queremos compartir con usted 3 formas en que la música influye sobre la salud mental de las personas, especialmente cuando se está aprendiendo a tocar un instrumento como el violín, la guitarra o el piano.

3 formas en que la música (y por ende, las clases de música) influyen sobre nuestra salud mental y estado de ánimo

  1. En primer lugar, la música puede ser una forma efectiva de reducir el estrés y la ansiedad. Escuchar música puede ayudar a reducir los niveles de cortisol, una hormona asociada con el estrés. Además, tocar un instrumento musical o cantar puede ser una forma de relajarse y reducir la ansiedad.
  2. En segundo lugar, la música puede mejorar el estado de ánimo, tocar música puede ser una forma de expresar emociones y liberar tensiones, lo que puede mejorar el estado de ánimo de las personas.
  3. En tercer lugar, las clases de música pueden ser una forma efectiva de mejorar la autoestima y la confianza. Aprender a tocar un instrumento o cantar puede ser un proceso desafiante, pero también puede ser muy gratificante. A medida que los estudiantes mejoran sus habilidades musicales, pueden sentirse más seguros de sí mismos y de su capacidad para enfrentar desafíos.

Por experiencia sabemos que el aprendizaje de la música es una forma de crecer como seres humanos y aprender a gestionar nuestras emociones de mejor forma.

Otras ventajas de tomar clases de música:

Tomar clases de música puede tener otros beneficios para los niños, niñas, adolescentes y jóvenes, que incluso están – de forma paralela – en el sistema educativo convencional:

música y la salud mental

  • Mejora la concentración: Aprender a tocar un instrumento requiere concentración y enfoque. Al tomar clases de música, se puede mejorar la capacidad de concentración y el enfoque mental.
  • Impacta el autoconcepto y la persecución de sueños y objetivos: Tomar clases de música y ver el progreso en la habilidad puede ser una gran fuente de satisfacción personal, y de demostrarse así mismo que es más resiliente y capaz de lo que creía.
  • Mejora la memoria: Aprender a tocar música requiere memorización de notas y patrones. Tomar clases de música puede mejorar la capacidad de memoria y retención de información.

En resumen, tomar clases de música puede tener un impacto positivo en la salud mental y el estado de ánimo de una persona al reducir el estrés, mejorar la concentración, aumentar la autoestima, favorecer la expresión emocional y mejorar la memoria.

Si usted desea información sobre nuestro proceso de admisión, contáctenos. Será un gusto atenderle y aclarar todas sus dudas.